miércoles, 1 de abril de 2009

De las armas y las letras


Este es el título que va desde aquel discurso cervantino del soldado y el estudiante hasta el volumen imprescindible de Trapiello. Y ese compendio de la espada y el libro podría verse representado en esta Palas Atenea que vigila Madrid desde las alturas; no en vano es a la vez diosa de la guerra y de las atrtes.
Y así lo debió ver Juan Luis Vasallo, que cualquiera que suba a la azotea del Círculo de Bellas Artes puede pasear junto a esta imponente Atenea con todos los avíos que le son propios. Allí nos contaron que aunque el edificio se termina de construir en 1926, esta angulosa guerrera no se sube a la azotea hasta 1964 tras concurso público.
Y el soneto hoy -pura apologética mitológica- lo pone el hispano cubano Plácido Gonzalez (Sta. Cruz de Tenerife 1896)

Atenea la de los ojos claros
Atenea la que es mujer y diosa
Atenea la que es virgen odiosa
Atenea la de los gustos raros.

Atenea y sus senos como faros
Atenea la que suspira ansiosa
Atenea la ninfa caprichosa
Atenea y sus cínicos descaros.

Atenea la de los dulces hombros
Atenea la que apresura el día
Atenea diamante en los escombros.

Atenea jardín de poesía
Atenea el manantial de asombros
Atenea gran sabiduría.

6 comentarios:

Henrique Viola dijo...

Uno pensaba que esa Atenea era coetánea del edificio y la imaginaba laica y republicana. La contraponía a ese túnel clerical que es San José/San Hermenegildo.

Ya puestos la imaginaba como un mascarón inmóvil en medio de los bombardeos que asolaron la Gran Vía.

Y ahora viene usted y me hace caer el mito. En fin, es el destino de todos los ídolos.

El poema es muy hermoso, pero el Menda abomina de Atenea, esa Rottenmeyer heládica. Para patronazgo de las actividades intelectuales va mejor un Hermes volátil, políglota y algo pillo que esta diosa del rigor y del tempano.

Morgenrot dijo...

¡ Ay Atenea !, admirada por mi persona y a la vez en su contra, pues se unió a Aquiles en su lucha con mi favorito Héctor, para llanto de Príamo.

Hermoso post, siempre sorprendiéndonos, Alfaraz.

Un abrazo

Olga B. dijo...

A mí me gusta. No conocía esta versión. Ahí en la azotea, vigilando Madrid y sosteniendo sus armas. Guardiana de la guerra y de las artes. Me gusta.
La miraré cuando vaya.
Saludos.

Alfaraz dijo...

Ya le digo don Henry, esta sería la versión de la Athenea Generalíssima.

Aurora, Olga; recomendable subir a verla de cerca. Impresiona tanto como las vistas.

.

xGaztelu dijo...

Yo me apunto eso de subir a ver las vistas: no he estado nunca arriba y debe ser un espectáculo.

xG

ONDA dijo...

Gran poema.
En ese libro de Trapiello atribuye a mi abuelo Adriano una apropiación indebida que por lo que yo se no fue verídica y al no citar la fuente no se puede comprobar, tengo guardada una carta nunca remitida solicitando aclaración y nunca me decidí a enviarla.

Fuerte abrazo,