lunes, 1 de febrero de 2010

A la una en punto de la tarde


Con fama de huidizo y de pocas palabras, empecemos a ponerle también la de ser espacioso en letras. Hace casi veinte años pude pedirle a D. Francisco Romero López que me firmara encima de un trincherazo que le había hecho Maurice Berho. Coge el rotulador con parsimonia y tarda unos minutos ¿Que estará poniendo este señor? Pues eso: nombre y apellido, que escribe tan despacio como torea.
De esas pocas palabras, esta tarde habrá unas cuantas en la versión digital de lo que podría ser una tertulia taurina en El Mundo.es y que servirá para presentar la nueva sección taurina del diario dentro de la web de Cultura, por supuesto.

Eso me ha recordado la conferencia que nos dio D. Juan Jordano en el Aula Taurina de la Universidad de Sevilla, donde clamaba vehemente contra el absurdo de que los asuntos taurinos dependieran del ministerio del Interior en vez del de Cultura. Reconocimiento de sentido común, no lo verán nuestros ojos.

El retrato es del fotógrafo nazareno Raúl Díaz.



.

7 comentarios:

enrique dijo...

Escribirá lento porque la escritura de los faraones es pausada y jeroglífica...
Será...

Reinhard dijo...

Curro es así; hace años, muchos, lo entrevistó el Loco de la Colina y le preguntó que sentía en aquellas tardes malas cuando llovían almohadillas y toda clase de objetos. Muy serio, el Maestro dijo: "entonces es cuando más aprecio al público del tenis, que ante el zumbido de una mosca reclama silencio absoluto". Genio.
Una vez, un torero de muy segunda fila me dijo, ante mi pregunta de si el toreo era el arte del capote y la muleta o la suerte de matar, que un solo pase bueno de Curro Romero valía más que diez magníficas estocadas. Figura.

Joaquín dijo...

La FNAC de Sevilla también luce en la fachada una foto en primer plano de Curro, que es antológica...

xGaztelu dijo...

¡Cuánto me gustaría saber de toros!

xG

Juan Antonio Millón dijo...

Su toreo es música sosegada, variante armónica de esa música callada, como llamó Bergamín al toreo. Sos trazos delineados con perfección sus faenas. Una maestría. Sí, ya lo dijo Bergamín, su toreo es "canto". Un saludo.

José Luis Martínez Hens dijo...

Yo también tengo uno de esos autógrafos y participaba en el Aula Taurina. Recuerdo que hasta me saqué uno de aquellos abonos en la grada de sol. Que tiempos...

Morgenrot dijo...

¡ Vaya foto !, y es que el que tiene arte, por los poros le sale.

Eso es saber encender un cigarro...