lunes, 16 de julio de 2007

Caudillo de Castilla


Recibo un correo informándome que el próximo fin de semana se conmemora el LXXI aniversario del asesinato de Onésimo Redondo: en Valladolid misa funeral y ofrenda en el cementerio y en Labajos acto de afirmación y comida.

Si hay dos ideas que claramente destacan en su pensamiento, son la preocupación social y la catolicidad y es junto con Ramiro el auténtico teórico del Estado nacional-sindicalista; antimarxista y anticapitalista. Esto último provocó que en seguida el franquismo empezara a considerarlo como un referente incómodo.
Por otro lado junto a su inquietud intelectual -lector en la universidad de Mannheim, jurista e ideólogo- demostró ser hombre de acción y tras un breve periodo en el frente al principio de la contienda escribió a un amigo "¡...qué bella es la guerra!".
Afortunadamente para muchos cayó en una refriega cuando iba a ponerse a la cabeza de sus tropas en el frente del Guadarrama el 24 de Julio.
De él dijo Girón de Velasco: "Murió como un Caudillo antiguo: al frente de su pequeño ejército, apenas una escuadra. Su ejemplo presida nuestras jornadas."

Por ahora hace también cuatro años, un grupo de fieles acabó una excursión de tres días por Castilla la Vieja frente a la Casa de Onésimo. A ellos les ofrezco la foto de arriba en recuerdo de aquellas jornadas.





Imagen: Casa natal de Onésimo Redondo. Quintanilla de Onésimo (Valladolid)

2 comentarios:

Terzio dijo...

Cuando te pones azul, lo bordas (en rojo de ayer, of course).

Arriba!

+T.

Luis P. - Erraiz dijo...

Sigo al comentario anterior: bordado.

Enhorabuena y un ¡presente! por Redondo.