lunes, 24 de agosto de 2009

El luto de Amelia Azarola


Vestida así y con su hijo Juan Antonio de la mano tiene algo de institutriz alemana, o como de amazona vestida de negro, cuando lo normal era verla con la bata blanca de médico, pues Amelia Azarola Echeverría era una de las primeras licenciadas en medicina de España. Para colmo, ese rigor en el luto de medias a guantes es de pleno verano, pues va desde agosto del 36 hasta julio del 39 cuando se tomó la fotografía.

Tal día como hoy en 1936 Julio Ruiz de Alda caía asesinado junto a un numeroso grupo de detenidos en los sótanos de la Cárcel Modelo de Madrid en uno de aquellos episodios amparados en lo que luego ha dado en llamarse legalidad republicana. Uno grupo de milicianos socialistas entra a las 7 de la tarde a sangre y fuego, como habría dicho Chaves Nogales (aunque nunca lo hizo, a pesar de que era director del periódico Ahora) y pasa por la armas a varias decenas de significados presos políticos. La matanza duró hasta las 2 de la mañana y esa tarde también cayó , entre otros, el doctor Fernando Primo de Rivera, discípulo predilecto del doctor Marañón y hermano del Ausente.

El cuerpo baleado de Ruiz de Alda, pionero del aire, héroe del Plus-Ultra y gloria nacional, es enterrado en el cementerio del Este (Almudena) hasta que la capital es liberada tres años después y la mañana del 19 de junio de 1939 se trasladan sus restos en un junker a Pamplona -el que sería su último vuelo- y después a Estella donde será inhumado en el panteón familiar.
La doctora Azarola nunca participaría en política. En octubre de 1942 recibirá la medalla de la Vieja Guardia y a partir de entonces dedicaría sus esfuerzos profesionales, como pediatra, a luchar contra la terrible mortalidad infantil de posguerra.

La fotografía de Marín, tomada aquel día 19, fue portada de la revista ¨FOTOS, semanario gráfico NacionalSindicalista¨ del 24 de junio de 1939.


.

10 comentarios:

enrique dijo...

Esas sacas de la modelo fueron absolutamente terribles.
Y en ellas Fernando Primo de Rivera dio muestras de gran valor, cuando se revolvió contra los milicianos que le empujaban y les dijo: "me vais a matar, pero no me vais a poner la mano encima".
Cuando se enteró el Dr. Marañón en el hospital del asesinato dijo en público que era una canallada. Uno de los asistentes le cogió de las solapas y le dijo que eso era lo que había que hacer con muchos. Marañón salió del hospital para no volver y comprendiendo que todo estaba perdido, hizo las gestiones necesarias para salir de España cuanto antes. Aunque antes hubo de comparecer ante dos checas, una presidida por una mujer.

Como ha advertido Julián Marías (y no ha habido eco necesario a ello), la emigración intelectual no se produce en 1939, al finalizar la guerra, sino en 1936.
Por algo sería.

Javier dijo...

Cuando mi padre iba al colegio de los Escolapios en Estella (actualmente okupado por la ikastola), cantaban una coplilla que decía:

"Franco llevaba el volante
Ruiz de Alda lo guiaba
y al compás de los motores
la jota Rada cantaba"...


No os la "canto" entera por no dar la paliza, pero sí os cuento que un verso que originalmente debia de decir:

"El plus Ultra en su raid ha causado admiración en la nación"
ellos, en su infantil inocencia, lo traducían al navarro: "El Plus Ultra es un reir que ha causado admiración..."

Coincido con Enrique. ¡Ay padres de la república que hubieron de renegar de su hija y salir por patas!
Que le pregunten a Marañón, a Ortega o, sobre todo, a Pérez de Ayala padre (real) de dos "sublevados"

Pero qué le vamos a hacer, vivimos en la época de la memoria histórica, tuerta y torticera.

Saludos

Alfaraz dijo...

Sabrás Enrique, que en Madrid existe la calle "Doctor Fernando Primo de Rivera", y siempre he pensado que se ha salvado del cambio nominal por la palabra doctor, precisamente.


A mí me enseñaron otra, Javier -se ve que los carlistas navarros eran muy cantarines- de la primera posguerra y que arreaba estopa a Serrano.

"Tres cosas hay en España
que no aprueba mi conciencia
el subsidio, la Falange
y el cuñado de Su Excelencia."



.

enrique dijo...

Javier, y los hijos de Ortega y Marañón también combatieron en el bando franquista.
El hijo mayor de Ortega, Miguel Ortega Spottorno, ilustre médico y hombre cordial y bueno. Miguel Ortega Spottorno también, aunque luego lo olvidara de mentar en su libro "Los Ortega". Como sabéis, Miguel Ortega fue fundador de PRISA y El PAIS (por ahí vendrá el olvido).
Y el hijo de Marañón lo mismo. Gregorio Marañón Moya, con el tiempo marqués de Marañón y Grande de España, fue oficial de complemento y mandó la agrupación de altavoces del frente. Marañón Moya fue también Embajador de España y director del instituto de cultura hispánica, además de miembro de muchísimos consejos de administración de grandes empresas. Como era costumbre en aquellos tiempos que Franco recibiera en audiencia a los consejos de admnistración y Marañón Moya prácticamente acudía a El Pardo todas las semanas, en una ocasión Franco le dijo: "Oiga Marañón, ¿usted a qué se dedica realmente?".
Y el nito e hijo de ambos, Gregorio Marañón y Beltrán de Lis, vocal del consejo de administración de PRISA...

Javier dijo...

enrique, no lo sabía. Gracias por el detalle.

Lo de Pérez de Ayala lo comentaba, sobre todo, por aquella famosa carta.

Si es que la república la buscaron liberal y les salió lo que les salió.

El libro "Los Ortega" recuerdo que lo leí unas navidades y, no sé por qué, me defraudó un tanto.

Saludos

Aquilino Duque dijo...

El "fundador" de El País no fue Miguel, sino José, y recibió mal pago. Ahí la que partía el bacalao era Soledad, la hermana de ambos. También es José el autor de "Los Ortega", que no he leído. Miguel en cambio lo es de "Ortega y Gasset, mi padre".

Morgenrot dijo...

¡ Qué dignidad la de la señora !, su imagen lo dice todo, Alfaraz.

Y qué pena de crueles matanzas por la mera causa del pensar. Si nada justifica matar,menos aun el mero hecho de tener criterios propios.

Saludos afectuosos como siempre

enrique dijo...

Sr. Duque, tiene razón en aclarar mi lapsus; el fundador de PRISA y El Pais fue José Ortega Spottorno. Con los años pasó a ser presidente de honor bajo el yugo (nunca mejor dicho)de Polanco y Cebrián.
Miguel Ortega fue un estupendo médico, especialista en digestivo, discípulo de Hernando y de Marañón. Él mismo diagnosticó el cáncer de estómago a su padre. Hombre bueno donde los haya, murió pasados los 90 después de soportar la muerte de sus tres hijos a edad adulta.
Soledad Ortega estuvo más dedicada a la fundació Ortega y Gasset.

Alfaraz dijo...

Pues gracias a todos por vuestros comentarios, y a D. Aquilino, que ha pasado de ser objeto de algunos otros aparecidos por aquí, a comentarista de lujo por conocedor de primera mano.


.

27 puntos dijo...

Muy interesante el artículo y el blog.

Enhorabuena.-

http://27puntos.blogspot.com/