jueves, 13 de agosto de 2009

Una brisa triste por los olivos


A estas alturas no puede extrañarle a nadie que una personalidad genial, literaria, artistica, poliédrica como la de Ignacio Sánchez Mejías pase desapercibida aunque estemos en el 75 aniversario de su muerte.
No habrá otro ejemplo -en España seguro, en el resto del mundo dificilmente- de una persona que destacara así en la cultura, el deporte... en el toreo. Sujeto de las letras como autor de esa Sinrazón que no deja de ser una curiosidad sobre las tablas del teatro Calderón y objeto de la poesía como pocos lo han sido en la lengua de Nebrija.

Yo recuerdo ahora cuando tuve delante aquel cuaderno de Sánchez Mejías, minucioso, de letra angulosa como de caligrafía años 20, en renglones rectos entre recortes de prensa y fotografías que él se encargaba de elaborar. Puede que ese cuaderno ya estuviera entre esas estanterías de su cortijo de Pino Montano cuando el maestro Serrano hizo la fotografía.
Ya nos contaron que no había cosa de su interés que dejara sin anotar, y de todo llevaba cuenta, excepto del dinero que daba a sus amigos ante cualquier necesidad, que siempre salió de la liberalidad de su mano. Ni que fuera Osuna.

Con razón dice Andrés Amorós, que de haber nacido en Estados Unidos, hoy habría media docena de películas sobre si vida. Pero con su fama de modestia, Ignacio Sánchez Mejías, genio de España, se conformaría con la lectura de esta muy interesante biografía rápida, como al volapié, escrita a modo de crónica taurina y publicada en la colección de bolsillo de Alianza Editorial.




4 comentarios:

Angelus dijo...

"Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, / un andaluz tan claro..." Tu entrada me ha hecho recordar ese magnífico compendio de la historia de España en breves capítulos con protagonsta que hizo Jiménez Losantos en "Los nuestros".
Saludos.

enrique dijo...

"Eran las cinco en punto de la tarde..."
A través de Lorca y de un magnífico profesor de literatura, conocí yo a Sánchez Mejías.
Uno más de esos extraordinarios personajes hispanos que se van olvidando...
Gracias por tu evocación.
Lo cierto es que el toreo ha dado magníficos personajes, como Sánchez Mejías o Belmonte o tantos otros.

Alfaraz dijo...

Angelus, de aquella serie de "Los nuestros" recuerdo bastantes que se publicaban creo que en el semanario de El Mundo.
En aquel compendio había varios toreros -magníficos como dice Enrique- aunque este era bastante más que eso.

.

Morgenrot dijo...

" No hubo príncipe en Sevilla
que comparársele pueda,
ni espada como su espada,
ni corazón tan de veras. "
( " Llanto por Ignacio Sánchez Mejías ". Federico G. Lorca. )

Vaya nuestro pequeño homenaje por ese gran hombre, a quién para siempre queda una de las mejores elegías escritas. Por algo será.

Si hubiera sido americano, Alfaraz, tendría un oscar hasta por la posible banda sonora. A esto ya estamos acostumbrados.

La foto, maravillosa.

Gracias y un abrazo