domingo, 1 de noviembre de 2009

Vicens+Ramos

Con visitas así, uno vuelve de Rivas y se cree que viene de Chartres.
Aunque a estas alturas, cuando nos avisan de que han construido una nueva iglesia que procura no reproducir las fórmulas consabidas, cualquiera puede echarse a temblar.
Sin embargo en esta ocasión la realidad nos compensa de otros viajes, pues esta maravilla que es la Parroquia de Santa Mónica de Rivas-Vaciamadrid creo que está llamada a ser un hito en la arquitectura sacra, como lo fue en su día los Dominicos de Alcobendas. Ya me dirán que exagero, pero es que acabo de llegar de allí.

Aunque la imagen más reproducida suele ser ese juego de lucernarios entre aceros oxidados, creo que el mayor acierto está en el interior, donde la fábrica diáfana recuerda no solo al San Pedro Martir de Miguel Fisac, tambien, por lo que conozco —porque no he estado allí— a Notre Dame Du Haut de Le Corbusier en Ronchamp, especialmente en el tratamiento de la luz.

De todo lo dicho, las fotografías no son más que un pequeño reflejo, por lo que procede una visita. Además, la web de los arquitectos Vicens+Ramos parece en permanente construcción, por lo que tampoco ayuda mucho.






11 comentarios:

Joaquín dijo...

Gran belleza. En otro orden, el edificio del Seminario de Sevilla (en La Palmera), que por fuera parece la sede de una multinacional, tiene gran valor también en su interior.

xGaztelu dijo...

ALFARAZ, no exageras nada: un edificio de primera, de los que hacen afición, de los que permite entender y valorar la arquitectura. Aunque no es VICENS el único que lo consigue (citas los Dominicos de FISAC, que es otro edificio de los que hay que ver), lo sacro no está reñido con lo moderno. Yo tampoco he ido –todavía- a RONCHAMP ...

xG

enrique dijo...

Un amigo, arquitecto y crítico de arquitectura, no tiene tan buena opinión de esa iglesia tenticular.
Te dejo el enlace:
http://cascotesychascarrillos.blogspot.com/2009_03_01_archive.html

Alfaraz dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices Joaquín, pero parece que en Sevilla se ha impuesto como norma decir lo contrarío.

xGaztelu, ya sabes que tu me diste la pista.


.

Alfaraz dijo...

Enrique, la reseña de Juan Díez me ha parecido bastante simpática. Claro que para ser arquitecto tiene más de chascarrillo que de todo lo demás.
Por otro lado, la respuesta de Pablo Vicens tampoco tiene desperdicio.


.

Olga B. dijo...

Yo sólo la he visto por tus fotos y no entiendo mucho de arquitectura, sólo puedo hablar de sensaciones: no me emociona mucho por fuera, pero el juego de luz del interior es interesantísimo; en el fondo, veo esa espiritualidad luminosa que buscó el gótico y que ahora se entiende de otra forma, pero el espacio y la luz parecen muy adecuados para ser iglesia, para pensar y estar. Apetece estar ahí.
Y es un interior muy bello, con una cierta pureza, limpio. Me gusta.
Saludos.

ONDA dijo...

Pues es la excepción que confirma la regla...
Sin ser yo entendido en la materia provoca una sensación agradable y mejor supongo in situ.
Se agradecen siempre tus lecciones sobre el particular.
Un abrazo

Alfaraz dijo...

Olga, Ignacio; las dudas razonables se solventan con una excursión al efecto. No la descartemos.


.

enrique dijo...

Pues yo me apunto a esa excursión...

Morgenrot dijo...

Pues debo ser una ignorante total, pero debo atender a mis humildes gustos, que me dicen " no".
Me recuerda a una sala de exposiciones..., quizás allí pudiera cambiar de opinión.
No parece existir una tendencia definida a la hora de construir nuevas iglesias.

Sobre el seminario de Sevilla, es un edificio con poca perspectiva pero resulta especialmente atractivo.

Saludos más que cordiales

Alfaraz dijo...

Hecho Morgenrot, te apuntamos en la lista para la visita.


.