viernes, 16 de julio de 2010

El misterio del museo menguante


El próximo lunes se inaugura por fin el Museo de Ejército en su nueva ubicación del Alcázar de Toledo y se siguen publicando detalles de los contenidos que son como para permanecer atentos a las pantallas. Es lo que tiene el ir definiendo contenidos a golpe de globos sonda: primero en la decisión de eliminar la antigua sala de la División Azul -que era la más visitada del antiguo museo- y tras algunos artículos en prensa la comisión rectifica aunque dice que se modifican los contenidos. Después se decide eliminar el antiguo despacho de Moscardó porque no se corresponde con el recorrido expositivo, cuando lo que no corresponde es poner un museo en el sitio que debía estar consagrado a la gesta. Parece que finalmente se mantendrá el despacho.
Para evitar elucubraciones vayamos a los datos oficiales: en el moderno edificio se expondrán 6500 objetos, la cuarta parte de los que se exponían en el viejo caserón de la calle Méndez Núñez. O sea que en el traslado de Madrid a Toledo el museo deja por el camino 19000 objetos. Se habrán quedado por Illescas. Parece que se eliminan contenidos para dejar sitio a los paneles explicativos pues se pretende hacer un recorrido didáctico. No sería mala idea si no supiéramos que es lo que nos quieren enseñar. Pero tampoco perdamos ojo a las generosas concesiones a la historia militar mas discutida, pues tranquilizan a los suspicaces cuando advierten que se mantendrá un busto del general Franco.
Hasta que lo visitemos, evitaremos la historia militar del XX; en la fotografía del diario El País, parte de la colección de armaduras legada al Museo por la Casa Ducal de Medinaceli.






5 comentarios:

enrique dijo...

Lamentablemente, la historia del traslado de este museo y de los retrasos en su apertura es toda ella una calamidad propia de estos tiempos.
Fue discutida decisión de un gobierno del PP (trasladar fuera de la capital de España un Museo Nacional). Entiendo que el Salón de Reino sirva de ampliación al Museo del Prado, pero que ello no signifique un traslado forzado.
Aceptemos que el Museo se traslade a la imperial Toledo, capital de los Godos y cercana a Madrid. Pero como bien dices, las noticias de retrasos y de "pérdidas" de fondos son inquietantes.
Habrá que comprobarlo in situ y dedicar un día a la maravillosa Toledo, esos si, cuando el calor remita.

Estoy sin cuenta de correo, ya te contaré. Cuando disponga de una nueva te la mandaré.
¿Encontraste ese libro sobre Gecé?

Henrique Viola dijo...

¿Qué pasó con los fondos del Museo militar de Montjuic? Había el inevitable despliegue de fusiles y armas de todo tipo (que por lo demás encandilaban a los visitantes), pero también se mostraban cuadros muy estimables de pintores finiseculares y de principios del XX, cuyo único pecado era representar a Alfonso XIII presidiendo un desfile o participando en unas maniobras.

Y también me pregunto que expondrá esa especie de centro de desarme que se ha instalado allí.

Alfaraz dijo...

Sabrás, Enrique, que el Salón del Reino no solo se mantiene sin uso, sino que tiene un aspecto exterior deplorable desde que lo cerraron, vaya ud. a saber.
En otro orden tengo varios correos devueltos que te corresponden, cuando puedas envíame SMS, per favore.

Don Henry, leo que el tripartit municipal mandó el museo de Montjuïc a Figueras porque no lo pudo mandar a las quimbambas, cual era su intención. Dícen haber montado en el castillo el Centro Internacional de la Paz cuyo solo nombre ya suena a agencia de colocación.


.

Henrique Viola dijo...

Lo cierto es que el salón de reinos se podría devolver a su gloria primera, pues se han conservado todos los cuadros (menos uno). Luego nos quejamos de que ningún conjunto pictórico se ha conservado in situ, pero éste y otros muchos podrían exhibirse en su entorno original.

Y lo de los Correos ni idea. En este mes me comunico vía iPhone e igual es por eso.

ONDA dijo...

Mucho me temo querido amigo que en este asunto como en tantos otros habremos ido a peor.

Se trata una vez más de rehacer la historia pero claro está en beneficio de algunos, para de nuevo dividir a la Nación.

Y lo peor con la aquiesciencia monárquica.

Abrazo