domingo, 24 de abril de 2011

El pequeño Ausente


En el todo o en la parte, habrá que dar la razón a los que piensan que el santo del día no solo protege, sino que también preconfigura la personalidad de los que nacen bajo ese auspicio. De manera que el niño de la fotografía no podría nacer otro día que un 24 de abril, San Fidel «fiel, abogado y mártir». Para dar mas pistas, antes de volver la fotografía, diremos que hace hoy 108 años nació en el antiguo número 22 de la madrileña calle de Génova. Y en el envés, además de la filiación del retratado, el sello nos hace pensar que en algún momento perteneció esa foto al archivo del diario La Voz de España y alguien allí quiso dejarnos la aclaración a lápiz: el Ausente en los primeros meses de edad.

La fotografía posiblemente no se haya reproducido nunca, pues en toda la biografía joseantoniana que hayamos podido consultar durante años jamás había sido vista, por lo que cabría ahora una alabanza de las iniciativas personales que tantos documentos recuperan o conservan frente a la desidia tantas veces generalizada. Pero además, hace poco hemos descubierto que hay veces en que esa iniciativa proviene en parte de la traducción apócrifa del canto del Tantum Ergo en latín que cuando nos dice et antiquum documentum novo cedat ritui, nos hace una clara advertencia: los antiguos documentos no se deben destruir.

En este caso el mérito, tanto para el autor M.Hebert, con estudio en la calle Baño y fotógrafo de la Real Casa, como ya vemos, cuanto para su actual propietario, el abogado portuense D. Luis Suárez Ávila pues la imagen ha llegado aquí procedente de su colección. Obrigado.








7 comentarios:

ONDA dijo...

>Bonita evocación en el dia de su santo.

Mi padre debe su nombre al dia de su nacimiento y yo indirectamente también.

pero el de Antioquia, que aquel día en que nació era el de aquel santo luego como tantas otras cosas trasladada por decreto a otro día de tal manera que pocos quizá ninguno son los que celebran San Ignacio el primero de febrero como un servidor.

Mi abrazo como siempre de amigo

José Luis Martínez Hens dijo...

Me imagino que habrás leído Las máscaras del heroe de Prada (me ha gustado mucho) y Riña de gatos de Mendoza. Los dos hacen un retrato a la memoria del retratado, que desde luego es un personaje que no deja indiferente a nadie. De momento sólo se atreven a hacerlo por escrito, es raro que no se atrevan con el cine porque daría para mucho. Si algún día lo hacen espero que no se parezca a la película esa de los dragones.

Alfaraz dijo...

Leí Las Máscaras del Héroe cuando salió y me gustó bastante, ahora no se que pensaría. Pero no he visto nada de dragones. Ni de lagartijas, léase E. Mendoza, que por bien que escriba parece conocer la historia de oídas.
Respecto a la película, que mejor no demos ideas.



.

ONDA dijo...

En las Máscaras del Heroe aparece Adriano del Valle con cierta apostilla para mí gratuita, y haciendo alusión, que no falte al tema político.

Ya apuntaré el detalle cuando tenga el libro a mano.

Un abrazo para los dos

enrique dijo...

Nació pues el mismo año que mi abuelo y tuvieron entre ellos algo de trato. Así que la evocación de su memoria me trae ausencias familiares...

Alfaraz dijo...

Ignacio, no recuerdo el comentario sobre Adriano al que te refieres, a ver si lo repaso yo también. Claro que frente a cualquier suspicacia, el autor siempre podrá argumentar que se trata sólo de una novela. Aunque esté referido a una persona concreta con nombre, apellidos y una familia detrás, que esa es otra.



.

Alfaraz dijo...

Eso que comentas, Enrique, sería otra versión de aquella Memoria Cruel que tan bien conoces.

.