martes, 13 de marzo de 2012

De Delicias a Glasgow


Ni hace falta una excusa para el banquete de homenaje ni hay porqué ponerse a desgranar los méritos, el caso es que esta noche se celebra cena de homenaje en honor de Medardo Fraile en la húmeda ciudad de Glasgow (Strathclyde University, por mas señas) festolín literario de los que hay que dar cuenta a modo de adhesión inquebrantable.
Ya se ve que a quien en tierras soleadas se le escamotea merecido reconocimiento, se le puede llegar a compensar en lugares más umbríos. Aunque puestos a pedir, y una vez leído el billete que nos llega, tampoco estaría mal para nuestro escritor un asiento de esos con letra y con capacidad de limpiar, fijar y dar esplendor. Mientras esperamos la crónica del homenaje escocés confiamos que el siguiente se pueda celebrar en lengua vernácula.

«El Cónsul General de España en Escocia, Javier Jiménez-Ugarte, que llegó a Edimburgo recientemente, tiene el buen gusto de honrar al cuerpo diplomático y a la literatura con un gesto no demasiado repetido: levantar el laurel sobre la noble figura del mejor narrador en corto de España, nuestro más grande cuentista vivo: Medardo Fraile, residente en ese país desde hace medio siglo. Para la ocasión viaja el poeta, ensayista y académico José María Merino (no estaría de más que la gentileza de José María Merino fuera de la Academia toda, en forma de merecido sillón para Medardo), el hispanista John McIntyre (que ha escrito algún artículo sobre nuestro compatriota) y Margaret Jull Costa, traductora de español.
Tendrá lugar en Strathclyde, la vieja universidad del autor, docente en ella durante su larga etapa escocesa. El homenajeado nos avisa al modo de los banquetes literarios del siglo pasado: Será el martes,13. Habrá una copa de vino y luego cena para veinte. Me dicen que asistirán 54. Humor medardiano
».









2 comentarios:

Henrique Viola dijo...

Otra vez que haga una mención a Medardo me avisa con antelación y le paso una foto suya inédita para ilustracion de su blog.

Alfaraz dijo...

Hecho D. Henry, conocemos su amistad vacacional ( y hasta admiración) por el homenajeado.


.