viernes, 23 de marzo de 2007

Gracias, Pilar


Me gusta imaginar que en este lunes de marzo en que se advierte la primavera, alguien ha izado a media asta una bandera en el Castillo de la Mota, proclamando duelo porque Pilar ha muerto silenciosamente, discretamente, en su casa de la calle madrileña de Cristóbal Bordiú. Si así no fuera, peor para todos"
Así recordaba -hace ya 16 años- la muerte de Pilar Primo de Rivera (1912-1991).

La biografía de Pilar representa una hermosa hoja de servicio a España. Durante 43 años asumió la responsabilidad de la Sección Femenina falangista, cuya obra abarca realizaciones sencillamente admirables.
En 1958 presentó su dimisión a Franco y no le fue admitida. Pilar consideraba que el régimen no cumplía su compromiso revolucionario con la Falange. Ortega y Gasset, en una visita al Castillo de la Mota (Escuela de Mandos de la Sección Femenina) comentó: "Con cincuenta escuelas como esta, se transformaba España".
Al cesar como Delegada Nacional en 1977 fue despedida por un ministro con un escueto "Gracias, Pilar", que saldaba un balance de resultados espectacular. Ahí queda la memoria de su labor cultural y jurídica en favor de la mujer española y de toda la sociedad.

"Cuando el ataúd cubierto con la bandera rojinegra de las flechas yugadas era sepultado, unos millares de personas cantaron el Cara al sol en su homenaje. Es difícil que desde entonces haya sonado mejor el himno falangista"





Imagen: Pilar en su viaje a Alemania en 1940

2 comentarios:

Crisanto dijo...

Hola
no sabía nada de que a Pilar la quisieron casar con Hitler.
Creo que esto es un disparate enloquecido y es una verguenza que aparezca en la web de wikipedia. Estoy alucinado y abochornado.
Y si fuera verdad, que lo dudo, Pilar debió ser una "mujer española" de armas tomar y no creo que ni si quiera hubiera dejado oir semejante patochada en boca de nadie, incluido Serrano Suñer, que también los tenía bien puestos.
Saludos.

Terzio dijo...

Cojones! Que me has recordado a media familia!

Mi tia Rosario pedía con ochenta años que la amortajaran con la camisa, el carné de la falange y la medalla de la Asunción (Viva!!).

Y mi tia Asunción decía que lo que cantaba con más fervor y emoción era el Cara al sol y las coplas de la Vírgen...Así que me has tocado la cuerda emotiva al sacar a relucir a Pilar, que era casi de la familia (por lo menos, se hablaba de ella y de su hermano como si fueran de casa).

Y ya ves: Yo aquí, comprometiéndome, aunque sea desde el sentimentalismo familiar...Pero es que es verdad: Me emocionan las falangisterías históricas porque las tuve en casa.

¡Qué cosas!

+T.