miércoles, 9 de abril de 2008

Apiádate, Señor, de Juan Belmonte

Como ya sabemos que no hay que dejarse llevar por las apariencias, sabremos también que el de la foto no es un soldado, sino un matador de toros: Juan Belmonte García cumplía el servicio militar en esta imagen del maestro Serrano. La cara lo delata como a pocos y si habremos de fiarnos de Gregorio Corrochano, hasta vestido de buzo tenía planta de torero.
En lo profesional, cambió la concepción del toreo ganándole terreno al animal, y en lo personal, era tan atípico para la época que el primer dinero que ganó lo gastó en comprar libros y en poner cuarto de baño en su casa. Tan es así que Josefina Carabias decía de él que "...torero más bañado y más leído no lo ha habido ni lo habrá".
Amigo de Ortega y de toda la intelectualidad de su época, su carácter depresivo y su enfermedad final hicieron que tal día como hoy en 1962 se descerrajara un tiro en su cortijo utrerano de Gómez Cardeña. Su muerte trágica inspiró a Gerardo Diego este soneto

Ten compasión, Señor, de tanta gloria
y tanta muerte y tan rebelde nudo.
Era un hombre no más, solo y desnudo,
esclavo encadenado a su memoria.

Cuánto pesa la púrpura irrisoria,
cómo abruma al ungido, al que ser pudo
dueño de tanto azar y cayó, rudo
gladiador contra el bloque de su historia.

Cuántas veces luchando en la faena
buscaba aire y era nazarena
fe, fe viva y causal lo que pedía.

Todo el ruedo se ha abierto en horizonte.
Y cómo lanceaba y qué armonía.
Apiádate, Señor, de Juan Belmonte.









6 comentarios:

Terzio dijo...

Cuando me visites - D.m. -, sácame el tema y te contaré un testimonio-anécdota muy particular del caso.

Por cierto, que a pesar de todas sus cultas relaciones no le hicieron académico: Para que veas que valen más re-putaciones de hembras coadiuvantes que eximio arte y pundonoroso oficio.

Ecco il mondo!

'

Alfaraz dijo...

Cuando leí la noticia de Romero, en seguida pensé en que la recomendación vendría por la vía burgalesa.
Esa femenina que comentas no se si será la propiamente marital o la nobilaria albensis.

.

Terzio dijo...

La segunda por la primera (o la primera por la segunda).

El caso es tan versátil como reversible: Esas cosas son así.

'

JL Martínez Hens dijo...

Buenas, soy nuevo en el mundo de los blogs. He abierto un tema hoy sobre Juan Belmonte. He hecho un paralelismo entre José Tomás-Ponce y Belmonte-Joselito el Gallo. Dicen que se mató por mal de amores. Yo a este hombre lo admiro muchísimo como creador del toreo moderno.

Alfaraz dijo...

Lo del mal de amores parece ser un invento muy cinematográfico de los hermanos Bollaín. Al parecer desde joven sufría tendencias suicidas y así lo comenta Chaves Nogales.

Para mí, José Tomás y Morante serían el toreo clásico. En este momento me interesan Talavante y Castella.

.

Morgenrot dijo...

Aunque no es Aleixandre mi fuerte, la poesía que insertas es absolutamente bella.
Tu escrito es de estos que te llegan al corazón y hasta te sientes Belmonte por unos momentos.

¡ Que Dios lo tenga en la Gloria !, la que no tuvo en vida por el dolor del alma que le consumió.