viernes, 29 de mayo de 2009

El Graf Zeppelin sobre Bakanik


Uno avanza constante, sigiloso, recreándose -como un zepelín- por el primer tomo de los diarios del diplomático chileno Carlos Morla Lynch en la edición de 2008 de Renacimiento. Se nos insiste que la versión de 1958 estaba censurada, y más tarde descubrimos que esta también lo está en cierto modo. Las nietas del autor se niegan a publicar completos los diarios por evitar las consabidas suspicacias que el ingente trasiego de nombres, apellidos y circunstancias podría suscitar en algunos casos.
Por otra parte, se mantiene el titulo -"En España con Federico García Lorca"- que resulta bastante limitador, con permiso del granadino. La España de 1928 a 1936 se va dibujando a trazos finos desde el privilegiado puesto de observación que disfrutó Carlos Morla.
Ya tengo claro que no será esta la única vez que traiga aquí un párrafo que quiera recordar por algún motivo, y este corresponde a septiembre de 1932.

« En vista de que es temprano todavía me voy a un cocktail-party mundano que tiene lugar en Bakanik, el bar que está de moda.
Me encuentro allí, en un ambiente elegante y aristocrático con José Antonio Primo de Rivera, por quien tengo la mayor estimación. Es un muchacho de una entereza y una caballerosidad a toda prueba, valiente, vertical siempre y seguro de sí mismo. Como creo haberlo dicho ya, contrasta con estas condiciones viriles de hombre fuerte, su rostro y una expresión cautivadora de niño.
-Tienes la suerte -le digo- de que te quieren hasta tus enemigos.
Noto que esta declaración sincera lo conmueve y después de repetir la frase pausadamente -"hasta mis enemigos"- como para penetrarla bien, se queda pensativo.
En ese instante se oye un rumor extraño y pasa algo así como una gran sombra sobre la casa del frente.
Es el Zeppelin que cruza a baja altura el cielo de Madrid. »

Del mítico Bakanik, del que ya nos habló González Ruano y que estaba en la actual Salustiano de Olózaga, habría que destacar que formó parte de ese camino de Damasco de José Antonio, donde se dio de bruces contra el asfalto, caído desde la altura de todas las vanidades.

En la foto de 1932, el Graf Zeppelin sobre el antiguo edificio de LaUnión y el Fenix de la calle Alcalá.





.

3 comentarios:

enrique dijo...

Me encanta esa fotografía!!

Alfaraz dijo...

Fijate que el perfil practicamente se mantiene en la actualidad: del Círculo de BB.AA. a las cuádrigas del BBVA.
El zepelín ya no está, claro.

.

wholesaler dijo...

your blog is good,
I like you!