domingo, 25 de abril de 2010

Rojo y Negro

La semana pasada publicó Arturo Pérez-Reverte un artículo glosando muy elogiosamente la película Rojo y Negro (Carlos Arévalo 1942) a la que llama película maldita, pues es la única filmada desde postulados teóricos del falangismo, lo que provocó que la censura militar franquista la retirara del cartel del cine Capitol cuando llevaba tres semanas proyectándose con considerable éxito. Además del citado artículo leo ahora otro anterior de Juan Bonilla y sobre todo el estudio de José Ignacio García.

Tanta ponderación me hace dudar sobre si se trata de la misma película de la que conseguí hace unos años una copia, hasta que vuelvo a verla y me doy cuanta que sí. Sobre el argumento, circunstancia y cualidades todo queda dicho en esas tres reseñas (especialmente la última) aunque por mi parte no quisiera crear más expectativas de las precisas. El valor del filme es más que nada documental, aunque no hay que desdeñar detalles como el atrevimiento de las imágenes de la checa de Fomento o la interpretación de la falangista protagonista, la gran Conchita Montenegro, nuestra Marlene Dietrich nacional.

El ambiente cainita de Madridgrado se resuelve casi siempre en interiores, por lo que echamos de menos planos de aquel Madrid de inmediata postguerra en que se rodó. Solo aparecen exteriores en el desfile militar del principio de la cinta, donde se ven al fondo dos cúpulas simétricas que no hemos podido identificar. En primera fila asiste al paso de los soldados el niño Quique Camoiras, probablemente el único actor de todo el reparto que aun vive.
Para cinéfilos curiosos, o azules recalcitrantes, hemos descubierto una copia de buena calidad que se puede descargar libremente aquí. Al menos por unos días.


10 comentarios:

... dijo...

Al terminar de verla no se queda la sensación de "buenos" y "malos". Pensaba que sería algo mucho más propagandístico, pero no.

Por el contrario, a día de hoy, véase algún capitulo de "Amar en tiempos revueltos" de la 1, donde todos los republicanos y comunistas son gente culta, digna, amable... y por el contrario, todo lo que es franquista o falangista es malo, oportunista y brutal.

Alfaraz dijo...

Tienes razón H.
De hecho, aquí el comunista que la coprotagoniza no es el "malo", sino más bien una inocente alma de cántaro.


.

Reinhard dijo...

Creo que como usted bien dice, Alfaraz, la película es de tipo documental, y como tal refleja a la perfección ciertas cosas: el carácter descontrolado de los milicianos, la checa como instrumento del terror, porteros que se suman a la revolución y se convierten en chivatos...
Y es cierto que se aleja bastante de la propaganda pura y dura, lo que la convierte, si cabe, en una película todavía más interesante.

Angelus dijo...

Leí el artículo de Pérez-Reverte cuando lo publicó en XLSemanal y me pareción una película interesante que habría que recuperar. Gracias por el enlace para la descarga. Saludos.

Bremaneur dijo...

Gracias por la entrada y por el enlace a la película, Alfaraz. Ésta se puede comprar junto a un libro sobre el cine de esa época. Cine y guerra civil española, de Vicente Sánchez-Biosca. Editado por Alianza.

Anónimo dijo...

La película de Arévalo excluye intencionadamente la luz de los exteriores: es un ejercicio de oscuridades, las mismas que veía en la sociedad española del momento el alma joseantoniana del director del film; no podía durar en cartel ni un cuarto de hora, tres semanas fue una exageración. Ya decía Emiliano Aguado que con José Antonio se fue la única posibilidad de evitar la represión que, como última mano, firmaba el general. El 25 de junio de 2009, un personaje televisivo irrumpe en una reunion de "jerifaltes" (pomposos mandos del movimiento con corbata negra)y les escupe que si José Antonio volviera acabaría con todos ellos. Al tipo le encaloman una camisa de fuerza y pal frenopático. Pero es el mejor retrato que he visto en la tele de lo que había dentro del muerto más matado de la historia española. Aún hoy, tan cansinos los otros y los unos, le sacuden: indefenso y encerrado a contrahistoria en el valle equivocado mientras esos anacronismos llamados falanges reclaman su nombre en sábanas de doce metros. El suyo, el del tipo que impuso para sí y los que le entendieran que no hay que hacer lo que los grandes antiguos hicieron en su día, sino lo que harían en el de hoy. Hay que ser necio para imaginarse a José Antonio encascarado en formas de hace setenta y cinco años. Es la misma tropa del jó. Vaya banda. Por cierto, la serie en la que aparece el iniciado sin corbata negra que lo entendía todo y por eso insultaba a los malos era Amar en Tiempos Revueltos.

Alfaraz dijo...

Gracias a todos por los comentarios, e intentaremos que así la gente pueda ver la película y saque sus conclusiones.
Porque como esperemos a que la proyecte una de las múltiples cadenas de tv. lo llevamos clarinete...



.

Anónimo dijo...

Por dos veces he intentado bajarla desde el sitio recomendado, pero no he podido, dice que se excede el tiempo de descarga, o algo por el estilo. Una pena, porque desde hace rato que quiero verla. Mala suerte. Seguiré intentando.

P. D.: ¡¡Quée personaje este Pérez Reverte!! ¡¡Dijo en una entrevista que a España le hubiera ido mejor si no hubiera echado a Napoleón!! En mis tierras a esos se los llama traidores...

Alfaraz dijo...

Anónimo comunicante; insista en la descarga porque me consta que es factible. Suele ser lenta, pero probablemente su servidor bata todos los records.

Lo de Pérez-Reverte lo achacaremos a aquello que dijo el clásico: una mala tarde la tiene cualquiera.


.

Javier dijo...

Hay que tener mucho cuidado con citar las frases de Perez Reverte aisladas y fuera de contexto.
Eso, o es un serio error, o es malintencionado.