viernes, 23 de abril de 2010

Una mujer y un libro II


Desde que el pasado enero nos descubrieron que
Norma Jeane no solo leía el Ulysses sino que incluso parecía que lo terminaba, no han dejado de salir fotos suyas leyendo a destajo, de modo que nos la presentan como una especie de bibliotecaria que se vio abocada al proceloso mundo fílmico. Y ya será menos.

Pero tampoco vamos a pensar que todas son poses para los fotógrafos aquellos de la agencia
Magnum, pues ya decía Truman Capote -que la conocía bien- que la rubia no era ni la mitad de tonta de lo que la gente pensaba.
El caso es que para no ser menos, nosotros vamos a celebrar el día del libro con estas dos aportaciones procedentes de la ingente fototeca de la revista
LIFE. Ya hace dos años que se nos apareció Miss Aniela a todo color y en carne mortal, pero ahora nos decantamos no tanto por el blanco y negro como por la infinita escala de grises. Felices libros.






6 comentarios:

enrique dijo...

Felices libros, hoy y todos los días.

Javier dijo...

Con ella, soy capaz de leer el Ulises (al alimón, claro)

A leer, a leer.

Saludos

Alfaraz dijo...

Felices, Enrique.

El Ulysses desde luego Javier.
Y al alimón, hasta las obras completas de Lucía Echevarría, que sería uno de los casos más extremos que se me ocurren.



.

Olga B. dijo...

Yo soy muy partidaria del Ulysses, de Norma Jeane, de las infinitas gamas de grises y de vos, así que la entrada me ha encantado.
Leerlo ha sido un buen cierre para un buen día del libro.
Salu2.

Alfaraz dijo...

Obrigado Olga (o Betty B.)...



.

Gabrielle Dupré dijo...

No creo que ella haya sudo tan tonta, pienso que ella vivía en eterna catarsis, no ha de ver sido fácil ser bella y deseada, aveces eso no es tan agradable, fue ella quien dijo que jamás encontró el amor y yo creo que el amor, como la felicidad, son dos de las grandes ambiciones del hombre.