lunes, 24 de mayo de 2010

La fiamma è bella


Ya sabemos que
El Cuaderno Gris es una especie de blog que escribió Josep Pla durante casi dos años (de marzo de 1918 a noviembre de 1919) con una constancia envidiable, pues casi a diario va subiendo unas entradas que se pueden leer de un tirón o en pequeñas dosis, que es como lo vengo haciendo yo desde hace un par de meses. El comentario de hoy es del 19 de noviembre de 1918.

«El poeta italiano Gabriele D´Annunzio se ha convertido en la gran vedette de la política internacional. Se ha instalado en Fiume con cuatro aventureros y grita y noche y día como un poseso: La fiamma è bella... la fiamma è bella... Muy Bien.
[.../...]
Ahora, volviendo a los alaridos telegráficos de D´Annunzio pienso en una frase de Goethe sobre la religión que dice "Religión que razona, religión muerta". Política de gritos, política muerta. La última ilustración escandalosa de la frase de Goethe en el campo de la religión es Renan. La última ilustración aplicada a la política es este poeta. Esos gritos, un dia u otro se pagarán».

Aunque ya estábamos informados de que Pla, flor de reacción, desconfiaba de todas las revoluciones, no podíamos imaginar que ya pensara así a sus flexibles 22 años.
En otro orden, se ve que entre grito y grito, el poeta italiano siempre encontraba un momento para fotografiarse. Aquí, en plena aventura fiumana junto al Duque de Aosta.




.

6 comentarios:

enrique dijo...

Gran casualidad, pero ayer a la tarde estuve largo rato viendo en youtube la entrevista de Soler Serrano a Pla.
Curiosa coincidencia.
Una de las cosas que decía Pla es que había vivido muchas revoluciones...

Henrique Viola dijo...

Ese Duque de Aosta sería el nieto de nuestro Amadeo, del que heredó un caudal de jettatura y mal d'occhio.

La aventura imperialista ítala que empezó con las gamberradas d'annunziana acabó con esa resistencia de quita y pon del de Aosta en Addis-Abeba.

Estupenda instantánea que resume veinte ños de soflama y mediocridad.

Alfaraz dijo...

Y curioso Enrique, que a pesar de eso Pla hiciera tan buenas migas con Ridruejo, que en la carta de 1942 le reprochaba a Franco el haber renunciado a la Revolución.




Puestos a comparar, Don Henry, entre la aristocracia de la sangre y la de las armas, yo tengo clara la elección...



.

Henrique Viola dijo...

Hombre, comparar a Ridruejo con D'Annunzio me parece que es poner en el mismo saco a María Estuardo y a Mari Carmen Martínez Bordiu. Ridruejo era un manantial de autenticidad, palabrita que el escaparate de Fiume no sabía ni encontrarla en el diccionario.

Acabemos con nuestro habitual lapidario apócrifo:

"D'Annunzio estuvo toda su vida jugando al caudillo que nunca fue"

(Salvador Dalí)

"D'Annunzio ambicionó presidir la poesía del futuro. Los dioses, el destino, la preceptiva literaria... lo convirtieron en precedente del teatro del absurdo"

(J. L. Borges)

"Nadie hizo servicios más señalados a la causa yugoeslava que Micer D'Annunzio. Si no lo hubieran desalojado de Fiume, la frontera con Italia andaría hoy por los arrabales de Milán."

(Josip Broz)

Alfaraz dijo...

Pues le diré micer Henry, que yo veo en esas citas un catálogo de envidias al Comandante:

* Dalí -está claro- envidiaba su listado de mujeres.
* Borges -ciego- al tuerto mutilado en la batalla.
* Y Tito, prosaico y gris, -respiraba por la herida- no serviría ni para llevarle al piccolo pescaresi el neceser de piel de avestruz con la morfina.


.

Henrique Viola dijo...

Echo en falta en la listas de envidiosos a Ridruejo, a María Estuardo y a Mari Carmen Martínez Bordiu.

Y en fin, todos tenemos predilecciones inexplicables, preferencias peregrinas e irreconciliables con el resto de nuestro ideario, gustos personales, etc, etc.

Jardines cercados que tenemos derechos a mimar y disfrutar.


Aunque el suyo con el bate (u orate) de Rijeka tenga el empaque del Parque del Oeste.