domingo, 4 de mayo de 2008

Civitas librorum


A ojo de buen cubero, y teniendo en cuenta mi actual ritmo de lectura calculo que acumulo libros en casa (un breve apartamento, todo hay que decirlo) para los próximos cinco años. Su sólo acompañamiento relaja, y su presencia anticipa el placer de su lectura.
Consecuencia del paréntesis anterior, hay que comprender el contratiempo de tener dividida la biblioteca entre la casa paterna y la propia, sin otro criterio que el de -este se queda aquí que allí no cabe. Pero, reconoceremos que sé en que balda se encuentra cada libro, por lo que es fácil percatarse de cualquier movimiento en falso que pueda hacerse a mis espaldas.
El caso es que a pesar de la primera frase, esta semana sumo 10 ó 12 libros más, aunque sólo sea por evitar la angustia de encontrarse una tarde en casa sin unas páginas vírgenes que echarme a la cara.

Como Abelardo Linares pone quiosco en Madrid pero los dependientes no están a la altura del editor, entro en plan autoservicio para localizar los que busco; de González-Ruano "Mi medio siglo se confiesa a medias" 600 páginas de memorias. De Manuel Barrios "El sacristán del Diablo" biografía de Fernando Villalón. De Pedro Grafias -tan cercano al grupo Mediodía- los dos libros que ellos tienen editados: "Alas del Sur" antología poética y "Prosas reunidas". Todos de Renacimiento.

Al rebufo de las celebraciones bicentenarias, empecé a leer en cervantesvirtual.com "Memorias de un setentón" de Mesonero Romanos. Ahora me lo llevo en una castigada edición de 1975. Aprovecho para añadirle sus "Escenas matritenses" de la celebérrima colección Austral, de la que también me llevo "Desnudo Pudor" de Manuel Halcón al irrisorio precio de 1€.

Termino con tres de mis clásicos, con libros a los que llevo rondando unos 15 años; "Rosa Krüger" novela de Sánchez Mazas (¡Pte!); "Casi unas memorias" de Dionisio Ridruejo (¡Pte!) en su reedición y "La gran esperanza" memorias de García Serrano (¡Pte!).

Todos a la vez es imposible...mon Dieu. ¿Por dónde empiezo?





13 comentarios:

Joaquín dijo...

... yo comenzaría por "La biblioteca de Babel", de J.L.Borges, para abrir el apetito...

enrique dijo...

Le entiendo perfectamente; me encuentro de mudanza a la casa (apartamento) de mi morena. Y no sabemos dónde meter tantos libros, que yacen solitarios en mi casa. No sabes cómo les echo de menos...
Estupenda selección de libros que tiene usted en conserva.

Terzio dijo...

Las letras compensan tu disfunción estético-plástico-armónica. En libros eres sólido cuanto anómalo en otras sensibilidades.

Conozco a más de un par que van de literaturos y que no salen del trincarro de los dos o tres oficiales editoriales del momento.

Horripilante.

Tu autem, esto distinctus.

Vale!

'

Alfaraz dijo...

Joaquín; ya conocía el relato y lo he vuelto a releer via web.
Lógico que la foto de la biblioteca del "Trinity College" de Dublin te lo haya recordado.

·

Eso que dices Enrique, plantea un problema mayor y para mí peligrosísimo: unir dos bibliotecas personales.
Vaya...que tengo muy mala experdiencia en ese sentido.

·

Yo lo que quiero conseguir -Terzio- es que en tu casa acabes enmarcando aunque sea una lámina de Barceló.
¿No tuvistes en tiempos un poster del Ché? Yo se que desde que lo hiciste público hay mucha gente que no te habla. Y no se lo reprocho.

.

JL Martínez Hens dijo...

Bueno, te falta el de No Ficción de Vicente Verdú, que no habla de política. Yo tengo también un atraso histórico y con el blog además estoy encasquillado. En estos momentos tengo la intención de leerme "Todos los nombres" de Saramago. Hoy he entrado en un videoblog y decían que hay que leerse "El guardián entre el centeno", y tantos otros fundamentales que me faltan...

Bueno, a falta de tiempo, te dejo un poema de Gerardo Diego que puede que te guste:

ORACIÓN POR JUAN BELMONTE

Ten compasiòn, Señor, de tanta gloria
y tanta muerte y tan rebelde nudo.
Era un hombre no más, solo y desnudo,
esclavo encadenado a su memoria.

Cuánto pesa la púrpura irrisoria,
còmo abruma al ungido, al que ser pudo
dueño de tanto azar y cayò, rudo
gladiador contra el bloque de su historia.

Cuántas veces luchando en la faena
buscaba aire y era nazarena
fe, fe viva y causal lo que pedía.

Todo el ruedo se ha abierto en horizonte.
Y còmo lanceaba y qué armonía.
Apiádate, Señor, de Juan Belmonte.

Manuel Montero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alfaraz dijo...

JL:
Muy bueno el soneto de Aleixandre, sí.
Yo no me suelo fiar de las listas de "imprescindibles" porque luego te encuentras auténticos peñazos.
Desde luego, Verdú es uno de los que tengo pendiente.

.

Morgenrot dijo...

Alfaraz, la afición por los libros trae, como bien sabes , algunos problemillas...; pero es que " teta y sopa no caben en la boca ".

Personalmente tengo auténticas dificultades de espacio con mis libros, y es que son los míos los que ocupan casi toda la casa. Tengo tres biblioteas, pequeñas, y una maleta grande llena de libros ;
pero ya nos "casamos " con una hipoteca y el sueño de un casa mayor es inalcanzable.

No tenemos bibilotecas conjuntas. Cada miembro de la casa, tiene la propia.

Y sobre por qué libro empezar,es otra cuestión que surge en cuanto acabas uno. A mí me llega la inspiración según mi estado de ánimo y así elijo entre los numerosísimos volúmenes que tengo pendientes...

¡ Ah ! y además me he quedado con las ganas de tener muchos de los que has citado...
Esto es como una adicción.

Alfaraz dijo...

Mgnrt. mi pequeña tragedia es tener que apilarlos en doble fila. Para pillar los de atrás hay que hacer virguerías.

Claro que peor es tener que ir a buscarlos a una maleta cuando quieres consultarlos.
Ea...pues eso ya me sirve de consuelo!

.

Manuel Montero dijo...

¿Está seguro de que no son los libros de su padre los primeros que le va a apetecer bajarse a su piso? "virguerías" sólo se lo he oído a los bebedores de cerveza. A mí en Barcelona me preguntaban si era argentino. Porque los españoles no cuidan la expresión.

Alfaraz dijo...

No sabe cuanta razón tiene Ud. en el segundo asunto M.M.
Yo también hago virguerías con la cerveza.

.

Manuel Montero dijo...

Lo de las cervezas se trasluce, pero el yugo y las flechas en cabecera me parecen siniestros así como el chascarrillo de pte que supongo que es el "presente" de los militares. Ya sé que gente genial como Cadalso fue militar, pero eran otras circunstancias. No sé qué pensar, cómo justificas tú esos coqueteos (si no hay más) con el falangismo (que te recuerdo que es la versión española del fascismo conocido como nazismo en Alemania, con Hitler, y como fascismo a secas en la Italia de Mussolini y los camisas negras). ¿Es todo producto del tapeo y las cervezas? Por supuesto que todo el mundo es libre de leer a Dionisio Ridruejo como yo leo sin problema a Drieu de la Rochelle...

Alfaraz dijo...

Comprenderás M.M. que tengo exactamente 0 motivos para justificarme por nada.

Por lo demás, intuyo que tu comentario está sobrado de prejuicios y falto de lecturas.
Ánimo para desterrar los primeros y para continuar con las segundas.

,